<<<

Un farmacéutico alemán

del siglo de la Ilustración,

Alberto Seba,

que consiguió ganar mucho dinero con sus fórmulas,

dedicó parte de su riqueza a una afición: el coleccionismo.

Vendió su primera colección al zar ruso Pedro I el navegante.

Con los años vio lo importante que podía ser publicar

un catálogo sobre sus ejemplares y lo que de ellos había aprendido.

Así surgió esta magnífica obra, espectacularmente ilustrada,

que dedica muchas de sus hojas a animales y plantas del mar.

<<<

https://blogcatedranaval.com/

2021/03/02/

el-mundo-marino-en-una-coleccion-del-s-xviii/

>>>