<<<

Las estaciones de tren

constituyen el gran acontecimiento

del siglo XIX y principios del XX,

como lo son ahora los aeropuertos,

y un bocado exquisito

para los ingenieros y arquitectos

mejor cotizados.

No son solo objeto de paso

o estacionamiento de trenes,

sino que representan

el sentir de una sociedad.

Monumentales, eclécticas, funcionales, esbeltas,

presuntuosas, hieráticas, extravagantes, sacras

componen uno de los patrimonios más importantes

de nuestra herencia arquitectónica

y principal capital inmobiliario civil de nuestro acervo.

Al observar el devenir histórico

de los principales edificios de viajeros

observamos que son

un representativo de la evolución

de los distintos lenguajes arquitectónicos,

desde el clasicismo y eclecticismo

hasta el regionalismo,

y el desarrollo de las nuevas tecnologías

en la arquitectura del hierro,

desde la cercha triangulada tipo Polonceau

a las grandes armaduras de arcos articulados.

<<<

https://treneando.com/

2020/07/01/

estaciones-singulares/

>>>