<<<

Un judío entró cierta vez a la central telefónica para telefonear,

pero siendo su primera experiencia preguntó a la empleada

cómo debía hacer para hablar por ese aparato. La empleada le explicó:

– Tome con una mano este tubo y acérqueselo al oído mientras con la otra mano gira los números de este disco y sostiene luego la bocina para hablar.

Miró desconcertado el judío y preguntó:

– ¿Y con qué mano voy a hablar?

>>>