Mis ejercicios de prospectiva
son casi siempre negativos,
a partir de preguntas como

«¿Qué habrá pasado
dentro de diez años
si seguimos haciendo
lo mismo que estamos
haciendo ahora?»

No tiene ningún mérito
pronosticar la caída
de las cosas que caen
por su propio peso…

>>>