Ya se sabe cuáles son

las condiciones

para el trabajo perfecto:

las ocupaciones de un sacerdote,

las vacaciones de un maestro

y el sueldo de un ministro.

Algunos lo han encontrado.

<<<

Diario de Ibiza

28 de Octubre de 2000

Página 16

>>>