Ya saben, los economistas somos
gente triste que siempre pregunta
¿Cuánto cuesta?

y compara el coste con el beneficio
(financiero o social, según el caso)…

>>>