La culpa es

de ese médico alemán…

Cómo se llamaba…

Ah, sí: Alzheimer.

>>>