Aunque un rinoceronte no tenga aguijón en la cola,

un hombre sabio prefiere que le pique una avispa.

>>>