La indefinición y la ambigüedad

son básicas en los programas

de los partidos políticos.

Si dices la verdad no te votan.