[ … ]

Dicho de otra forma:

los vehículos movidos

por motores de combustión

deben salir de las ciudades.

Ya empezaron los alemanes tímidamente con las Umweltzonen

(excusa para renovar su parque automovilístico)

y ahora los franceses son mucho más audaces

(y honestos, ya que su industria es la principal damnificada)

y quieren prohibir todos los motores diesel en las ciudades.

En mi opinión, se deberían prohibir todos los de combustión salvo,

en cualquier caso, los GLP (propano-butano) y LNG/CNG (metano),

con emisiones mucho menores.

Es decir, en áreas urbanas, transporte público electrificado.

Y, por encima de todo,

un urbanismo y ordenación del territorio racional,

que disminuya los desplazamientos cotidianos,

reduciendo su rango a las fuerzas humanas:

en bicicleta y el coche de San Fernando.

<<<

Es del género imbécil irse a vivir

a una urbanización a 40 kilómetros del trabajo

y luego comprarse un Prius

para tirarse el pisto de comprometido y ecologeta.

<<<

Y para las vías interurbanas,

en desplazamientos ocasionales,

entonces sí, vehículos particulares.

También de combustión interna,

y con motores que expriman su eficiencia térmica

sin apaños (EGR, FAP, AdBlue…)

para cumplir con límites político-cosméticos que acaban

disminuyendo su rendimiento y arruinando su fiabilidad

(y, de camino, al malhadado propietario).

E incluso para este caso mi modelo es distinto:

barrer a los Apple de la industria automóvil

y su modelo cerrado de vehículo

que toma a su cliente por idiota,

y la promoción de otro paradigma de vehículo,

de concepción modular y estandarizada,

más sobrio, funcional, longevo, eficiente y barato

(de adquirir y, sobre todo, de mantener,

porque el precio de los repuestos es de Viernes 13).

Llevar la estandarización de los PC a la industria del motor,

en beneficio del cliente, ahora rehén de su marca de coche.

<<<

Artículo completo:

https://esmola.wordpress.com/2015/09/22/la-encerrona-a-vw/

>>>