Si te tengo a ti lo tengo todo,

y no me importan ya

ni el cielo ni el infierno,

huyo hacia ti

por secretos desfiladeros,

a través del miedo y de los años,

desde el silencio llego hasta ti

como un peregrino anhelante.

Si te tengo a ti lo tengo todo,

tu presencia abre

las puertas de mi corazón,

tus besos acortan la distancia

entre la tierra y las estrellas.

Si te tengo a ti lo tengo todo,

en tus ojos está el paraíso,

en tus manos todos los mundos

y todos los bálsamos.

Si te tengo a ti lo tengo todo.