<<<

Fue ministro de Economía y Hacienda.

>>>

Cuando alguien le observó

la escasa frecuencia de sus sonrisas,

el ministro respondió:

«En la Edad Media se perdieron siglos discutiendo si Jesucristo se había reído alguna vez o no.

Lo que tengo que hacer es tan horrible que si me riese podrían pensar que soy un majadero.

Tener que reducir un 45% de la plantilla de los astilleros españoles no es como para reírse,

aunque tampoco estemos tan mal».

<<<

http://elpais.com/diario/1984/07/14/espana/458604001_850215.html

>>>