Nos afanaremos por triunfar en la lucha con sólo las fuerzas sujetas a nuestra disciplina.
Pactaremos muy poco.
Sólo en el empuje final por la conquista del Estado gestionará el mando las colaboraciones necesarias,
siempre que esté asegurado nuestro predominio.