<<<

Cuando nos hacemos

alguna herida más o menos potente

todos sabemos que, una

de las principales medidas a tomar

para evitar graves infecciones

es lavar la herida con agua y jabón.

Esto, que ahora parece muy obvio, no lo era tanto

hasta hace poco más de un siglo, cuando la ciencia descubrió

la existencia de las bacterias y su capacidad infecciosa.

Es en esta circunstancia

que, si observas que tu herida tiene mala pinta, huele peor y tiene pus,

puedes comenzar a preocuparte porque significa que se ha infectado.

Aunque claro, si en esa misma herida han comenzado a salirte gusanos,

seguro que por tu cabeza rondará que, en Ghana,

los negros del ataúd ya están ensayando una coreografía en tu honor.

<<<

https://ireneu.blogspot.com/

2021/01/

terapia-larval

>>>