<<<

Cuando estamos en cualquier puerto (de mar, me refiero),

no podemos dejar de maravillarnos por el ciclópeo tamaño

de los grandes cruceros y buques que allí podemos encontrar.

Maravillas de la técnica de la actualidad

que convierte en auténticos cascarones de nuez

a cualquier barquito de madera de la antigüedad…

aunque tampoco se lo crea demasiado.

Hubo un barco egipcio que, según las crónicas,

podría competir perfectamente

con cualquier ferry actual de la Trasmediterránea:

el Tessarakonteres,

el barco de los cuatro mil remeros.

<<<

https://ireneu.blogspot.com/

2015/02/

el-tessarakonteres-el-barco-remos-mas

>>>