<<<

La madrugada del día 18 de mayo de 1888, Agustín,

como cada día desde hacía 35 años

subía con su carrito tirado por un borrico el viejo camino

hacia el castillo en la cima de la montaña de Montjuich.

Una vez llegado al castillo aún le quedan un largo trecho de escaleras

hasta lo más alto de la torre atalaya.

Él sabía que ese día iba a ser diferente, dado que en los últimos días

el tráfico marítimo había aumentado de manera exponencial

a medida que se acercaba la inauguración de la Exposición Universal.

<<<

https://envisitadecortesia.com/

2019/02/16/

el-vigia-maritimo-del-castillo-de-montjuich/

>>>