<<<

Hay lugares que, pese a estar algo apartados,

parecen ser especialmente propicios para la violencia.

Una especie de imán que atrae la parte más animal del Hombre

(o la parte más humana, habrá quien objete y no le faltará razón)

y hace que el suelo de su entorno se tiña de sangre,

que la destrucción sea una constante a lo largo del tiempo,

aún cuando a priori se haya tratado de sacralizar el sitio

para apartarlo de lo malo de esta nuestra mundanal realidad.

Algo inútil cuando se trata de

un punto estratégico para conquistar una ciudad,

como le pasa a la Basílica de Nuestra Señora de Begoña.

Sí, la de Bilbao.

<<<

http://viajeroincidental.blogspot.com/

2020/09/

basilica-begona.html

>>>