<<<

Desde pequeño

quise viajar a Venecia.

Siempre había oído o leído

aquello de

“la fantástica ciudad

que poco a poco se hunde”

y tuve cierta sensación de urgencia.

Supongo que durante años

y tras la gran subida del agua de 1966

debió quedar esa impresión:

calles, arte, casas, y vida habitual

de locales y visitantes

tomadas por una laguna

que acabaría con ella.

<<<

https://blogs.lavanguardia.com/

las-gafas-del-viajero/2019/11/17/

venecia-solo-unavenecia-solo-hay-una/

>>>