<<<

Al Excmo. Sr. D. José Echegaray

<<<

 

¡Paso a la rauda

locomotora!

¡Paso, que es hora

de partir ya!

De fuego y humo

penacho airoso

ciñe al coloso

la frente audaz.

– ¿A dónde irá?

– ¡Más allá, más allá, más allá!

 

¡Paso a la rauda

locomotora!

Porque a estorbarla

nadie se atreva,

las alas lleva

de un huracán.

Y es, porque todo

pareja forme,

su cuerpo enorme,

su alma un volcán.

– ¿A dónde irá?

– ¡Más allá, más allá, más allá!

 

Ríndele al paso

frutos opimos,

el que ayer vimos

triste arenal;

y bellas flores

la alegre vía

donde fue un día

la soledad.

– ¿A dónde irá?

– ¡Más allá, más allá, más allá!

 

Sobre ella en nube

de luz sentado,

el genio osado

del siglo va

Donde ella pone

Su firme planta

Nace la santa

Fraternidad.

– ¿A dónde irá?

– ¡Más allá, más allá, más allá!

 

Ella dilata

los horizontes;

rotos los montes

paso le dan.

Ella, con lazo

robusto y cierto,

une al desierto

con la ciudad

– ¿A dónde irá?

– ¡Más allá, más allá, más allá!

 

<<<

>>>