<<<

Propulsar un barco a vapor exige

en primer lugar una caldera

capaz de generar una presión importante,

que desde luego estaba lejos

de lo que la metalurgia del Siglo XVI

podía ofrecer a Blasco de Garay.

Después, para no volar por los aires

haría falta una serie de mecanismos auxiliares

(líneas a presión, válvulas de paso, válvulas de seguridad, etc.),

que tampoco estaban al alcance de los mecánicos de la época.

Finalmente, para aprovechar mínimamente el vapor

necesitaría una máquina alternativa,

que la tecnología no fue capaz de ofrecer

hasta más de dos siglos después.

No descarto que un juguete (peligroso) pudiera

mover un bote de remos durante un corto periodo de tiempo,

pero con la tecnología de la época me temo

que mover un mercante era «misión imposible».

<<<

Aquí explican el posible origen del error:

Blasco de Garay, el ingeniero que no inventó la propulsión a vapor

>>>