<<<

Acabo de terminar de leer LA ENFERMERA DE BRUNETE.

Una gran novela, sin duda. Todavía tengo un nudo en la garganta con la escena final.

Debo estar haciéndome mayor pues me ha conmovido.

Gran imaginación la suya, pero verdaderamente, debieron ocurrir muchas situaciones como la que usted describe.

Y está bien ver las cosas también desde ese lado pues así hay equilibrio.

¡Qué tristes las guerras civiles! La cantidad de lazos azules que quedan desparramados.

>>>