<<<

28 de Mayo de 2019

<<<

En las primeras páginas

de ‘El corazón de las tinieblas’,

Joseph Conrad dice que los marinos

«llevan una vida sedentaria,

que su hogar – el barco – va siempre con ellos;

así como su país, el mar»

y que «las costas extranjeras,

los rostros extranjeros,

la variable inmensidad de vida

se desliza imperceptiblemente, velada,

ya que nada resulta misterioso para el marino

a no ser la mar misma, la amante de su existencia».

No podemos decir que esa descripción ataña a Joan Cortada,

capitán de la marina mercante,

abogado, escritor y, sobre todo,

trotamundos incesante.

Conrad escribió estas líneas medio siglo

antes de que nuestro protagonista tuviera, siquiera, uso de razón.

De haberlo conocido, quizás Conrad lo hubiera pensado dos veces.

<<<

http://www.naucher.com/

es/actualidad/

marinos-de-altura-6-joan-cortada

>>>