<<<

Como sabréis, soy muy desconfiado y no me caso con nadie. Aunque en general confío en la comunidad científica, sé también que ésta puede verse influenciada por un sesgo introducido por grupos de poder (por ejemplo, financiando estudios de los que se espere un cierto resultado, o vetando tal corriente en las principales publicaciones de esa especialidad). Sí, los de bata blanca también tienen que comer, y no son más honrados que el cartero o la cajera del hiper. El honor no es asignatura de postgrado.

Realmente no desconfiaba, pero el ver corroborados los datos, os lo confieso, me ha hecho estremecerme.

No doy más rodeos y os cuento paso a paso, en plan DIY, lo que he ido haciendo por si queréis repetir mis pasos. Me he buscado una página donde me sirvan los datos meteorológicos desde una fecha relativamente remota. Aquí los he encontrado, para observatorios españoles, desde 1920. Suficiente.

He escogido un observatorio, por seguridad en los datos el más antiguo de todos, el que hay en el Jardín Botánico de Madrid, en el parque del Retiro. Vosotros podéis coger otro y, luego, cotejamos resultados. He copiado los datos a una hoja de cálculo de LibreOffice, y he calculado, para cada año, la temperatura media de las máximas y de las mínimas (ojo con los años bisiestos). Y esos datos, aparentemente aleatorios, los he trasladado a un gráfico.

<<<

https://esmola.wordpress.com/

2015/12/11/

la-pesadilla-es-muy-real/

>>>