<<<

Bueno, pues eso, que se aproxima el día 23. “Excelente, admirable –dirá algún cachondo– como todos los meses”. Muy gracioso, pero no me refería a eso. Termina el verano, llegan los temporales de otoño, y todos los que se han aproximado a la mar, aunque solo fuera a mojarse los pies y tomarse una cervecita y unas aceitunas con arena en el chiringuito, vuelven a marchar. Quizás algo tendríamos que hacer en este punto del año tan especial.

¡Alto! ¡Un momento! Dejen ustedes esas botellas de cava, leñe, que les estoy viendo. No me refería a este tipo de celebración. Pensaba yo en algo más así como solidario, que eso de lo social se lleva mucho y queda muy moderno. Este año propongo apadrinar un terrícola.

<<<

http://www.naucher.com/

es/actualidad/

23-s-apadrine-un-terricola

>>>