<<<

Una de las cosas que más detesto de la izquierda española es su ingenuidad; un candor que no es tanto inocencia como infantilismo y falta de inteligencia para presentar batalla en el tablero político. Al menos el coletas sabe mover las piezas, pero le falta agresividad en su juego. O quizá lo tiene, pero teme que si da la orden de cargar, su tropa le deje cabalgando en solitario hacia las filas enemigas.

Hay muchas cosas que no le puedo perdonar a la izquierda española. Una de ellas fue permitir que coronasen impunemente a Felipito, sin presentar batalla legal sobre la ilegitimidad de la sucesión. La Constitución es muy clara al respecto de los derechos dinásticos: el heredero es el primer hijo varón. Y existen suficientes indicios de que el primer hijo varón no es Felipe Bourbon sino el ciudadano catalán Albert Solà. De confirmarse este punto, Felipe debería perder automáticamente la corona, y conduciría a la monarquía a un callejón sin salida.

[…]

Todos estamos al tanto de las capacidades intelectuales de nuestro querido presidente del gobierno (pontemierdés hasta la médula, antes dejaría que le cortasen un brazo a que lo sorprendieran hablando en el idioma del pueblo). El otro día nos deleitó con una verdadera exhibición de su verbo florido.

<<<

https://esmola.wordpress.com/

2017/06/17/

una-mente-prodigiosa/

>>>