<<<

Este poema es el último del libro

 

Sabemos que este mar nos pertenece

pues alguien dejó escrita en su memoria

la noche de los héroes y el trabajo

más firme de los pueblos contra el Monstruo.

 

Conocemos los vientos más propicios

y las islas amigas, su remanso.

También muchos peligros: las sirenas,

su canto que embebece, o los escollos.

 

Sabemos que este mar nos pertenece

por una oscura ley de las entrañas

que forja la experiencia y que nos dice:

 

“jamás dominará el hombre a su mar,

el mar le pertenece de tal modo

que es ya otro instinto suyo en rebeldía”.

>>>