<<<

El modelo de sociedad que nos han diseñado está profundamente enfermo y genera gente enferma. No es solo que no encuentres un trabajo. No es solo que el trabajo no te dé para vivir. Es que además y por múltiples razones te aíslan, rompen tu relación con tu entorno, con tu familia, con tu pasado. Rompen las redes de apoyo. Rompen tu sentido de pertenencia a una comunidad.

Te convierten en un individuo, alguien individual. Antesala de la soledad y la derrota, de la cual te hacen sentir culpable. Solitario y derrotado no luchas, porque suficiente tienes con luchar contra ti mismo.

Y después te dan pastillas. Para los síntomas, porque la enfermedad es demasiado profunda para ser curada.

Si piensas en política, piensa también en el modelo de relaciones humanas que quieres, piensa en si quieres divorciados solitarios deprimidos (de ellos daba una noticia hace unos días, una situación muy en aumento en el primer mundo), piensa si quieres ancianos viviendo solos (mal endémico en una Galicia tan emigrante). Piensa en si quieres jóvenes yéndose a buscar la vida fuera de su entorno. Piensa en si quieres gente que no ha podido formar una familia por causas económicas. Piensa en todas esas personas que están viviendo en la calle.

Porque una sociedad también debe construirse sobre lazos, y para que esos lazos existan, surjan por sí mismos, tienes que crear las circunstancias propicias. La sociedad de la individualidad y la competencia no sirve para eso. Sirve para lo actual.

>>>