<<<

Hubo un tiempo, en los años 80,

en que Artxanda polarizaba el ocio de los bilbaínos.

El monte que separa la capital vizcaína del Txorierri

se convirtió en escenario de comidas campestres,

reuniones familiares y actividades sociales

(se dieron allí hasta mítines políticos).

Dos instalaciones públicas se convirtieron entonces en reclamos de masas:

la pista de hielo de Nogaro y el parque de atracciones.

A todo ello se unía la Clínica Intermutual,

por la que pasaban a diario cientos de personas

para recuperarse de accidentes de trabajo o bajas laborales.

Estas tres infraestructuras solo habitan ya en la memoria de los vizcaínos.

El centro para los deportes de invierno y el equipamiento médico cerraron allá por 1986.

El parque, que hoy en día se está demoliendo, aguantó cuatro años más.

<<<

http://www.elcorreo.com/

bizkaia/

bilbao-dibuja-teleferico-20180305

>>>