<<<

Si no hay posibilidades de derrotar

por hambre o sed o por un asalto directo

a los que están atrincherados en el campamento,

después que el cerco haya dado sus frutos

destruyendo a las columnas invasoras,

debe retirarse.

En el caso de que

la columna guerrillera sea demasiado débil

y la columna invasora demasiado fuerte,

la acción se centrará sobre la vanguardia.

Hay que tener una predilección especial por ésta,

cualquiera que sea el resultado a que se quiere llegar,

pues después que se ha golpeado unas cuantas veces sobre la misma

y se ha difundido entre los soldados la noticia

de la muerte casi constante de quienes ocupan los primeros lugares,

la renuencia a ocuparlos provoca hasta verdaderos motines.

Por ello, debe siempre golpearse allí,

aunque además se golpee en cualquier otro punto de la columna.

>>>