Aquí tenéis el fondo de pantalla de mi ordenador;

un permanente asomarme a mi pasado más salvaje y hermoso.

Se trata del buque oceanográfico “Las Palmas”

en la primera expedición española a la Antártida

en el verano austral de 1988-89

o puede que en la segunda, 89-90,

pues en ambas expediciones tuve el honor de ser su naturalista.

La foto, que me cedió mi hermano antártico Pepe Mojica,

que no pudo identificar al autor de la misma,

está lograda en la histórica y mítica costa de Puerto Lockroy,

como véis el lugar más bello de la tierra.

Nuestra mochila llevaba aventura, descubrimiento,

exploración, riesgo y ventura, las mares más enfadadas,

ciencia, fantasía y belleza sin estrenar por el ser humano.

Con nosotros, España aprendió lo que eran

los hielos eternos del desván del mundo.

La Antártida era tan nueva e impredecible entonces…

>>>