<<<

El 16 de enero de 1832, mientras bordeaba el archipiélago de Cabo Verde a bordo del “Beagle”,

Charles Darwin observó que el cielo se oscurecía con un polvo rojizo y apenas podía ver el horizonte.

“La causa era la caída de un polvo fino e impalpable, que dañaba ligeramente los instrumentos astronómicos”, escribió.

Intrigado por aquel fenómeno, que parecía proceder de la costa de África,

Darwin recogió muestras de polvo y se las envió al profesor Christian Gottfried Ehrenberg en Berlín para que las estudiara.

Aquello, pensó, podría constituir una vía por la que los organismos podían viajar de un lado a otro del océano hasta nuevas tierras.

<<<

https://www.vozpopuli.com/

altavoz/next/

largo-viaje-aereo-virus-bacterias

>>>