<<<

Antonio Fraguas, Forges,

construyó un vocabulario propio

que millones de españoles han hecho suyo.

Y la Academia también.

Por ejemplo, hoy en día se puede oír

la palabra “bocata” en cualquier bar,

tanto en la voz del cliente como en la del camarero,

y después verificar su significado en el Diccionario,

porque ahí figura desde 1983.

En esa entrada se aclara que este término se formó mediante un acortamiento de “bocadillo” y la adición del “sufijo jergal” –ata, y que equivale en el lenguaje coloquial precisamente a “bocadillo (pieza de pan abierta)”. Esta nueva función como sufijo jergal se la inventó Forges, y quizás se pueda añadir pronto a la lista de las otras cinco posibilidades y significados que el Diccionario reconoce al sufijo -ata para formar palabras nuevas en las que tal partícula se añade a una raíz (como sucede por ejemplo en “caminata” o “perorata”; además de otros términos con variación de género: “novata”, “niñato”…). Antonio Fraguas aplicó este sufijo más allá de la norma prevista, para ensancharla.

<<<

https://elpais.com/cultura/2018/02/22/actualidad/1519270128_983925.html

>>>