<<<

Entrar en el número 6 de la calle Santo Tomé de Madrid en una mañana cualquiera,

es como entrar en un espacio de tiempo poco acorde con el bullicio de una gran ciudad de interior.

Basta con andar por el tranquilo barrio y descubres  una especie de línea de costa

que te lleva desde Recoletos hasta ese puerto repleto de libros con salitre.

El escaparate ya seduce  en una calle discreta y poco transitada.

<<<

https://plimsollediciones.wordpress.com/

2017/09/24/

libreria-nautica-robinson

-un-puerto-de-recalada-en-madrid/

>>>