<<<

Hay varias razones que hacen necesario

que estudiemos de nuevo la historia de la revolución rusa.

La primera de ellas, que nos hace falta hacerlo

para dar sentido a la historia global del siglo XX.

Una historia que, tal como la podemos examinar ahora,

desde la perspectiva de los primeros años del siglo XXI,

nos muestra un enigma difícil de explicar.

Si utilizamos un indicador de la evolución social como es el de la medición de las desigualdades en la riqueza,

podemos ver que el siglo XX comienza en las primeras décadas con unas sociedades muy desiguales,

donde la riqueza y los ingresos se acumulan en un tramo reducido de la población.

Esta situación comienza a cambiar en los años treinta y lo hace espectacularmente en los cuarenta,

que inician una época en que hay un reparto mucho más equitativo de la riqueza y de los ingresos.

Una situación que se mantiene estable hasta 1980: es la edad feliz en que se desarrolla en buena parte del mundo

el estado del bienestar, un tiempo de salarios elevados y mejora de los niveles de vida de los trabajadores,

en el que un presidente norteamericano se propone incluso iniciar un programa de guerra contra la pobreza.

<<<

http://www.elviejotopo.com/

topoexpress/

por-que-nos-conviene-estudiar-la-revolucion-rusa/

>>>