<<<

Una semana después

de los atentados

de Barcelona y Cambrils 

todavía llevamos

dolor en el corazón

por los que fueron asesinados,

por los heridos y sus familias.

Y nos toca asistir

desde hace días

al voraginoso intento

de desacreditar la actuación

de los Mossos d’Esquadra.

Entre tantas cosas que se han dicho,

hemos sabido que los cuerpos centrales de policía

tenían información relativa al imán de Ripoll

—y desde hace tiempo—

y que nunca trasladaron esta información a los Mossos.

Lo han confirmado, por ejemplo, reproducciones de autos judiciales del 2005

y comunicaciones realizadas por los sindicatos mayoritarios de las policías centrales.

Eso es vivido con naturalidad por las instituciones centrales

y por los medios de comunicación que aplican su estrategia comunicativa,

dirigida a hacer responsable a la policía (la catalana) de los efectos de los atentados.

<<<

http://www.elnacional.cat/

es/opinion/germa-bel

-perplejidades-innecesarias-antivirus

>>>