<<<

Hace unos años,

tras presentarme candidato

a un puesto en una empresa,

pasé unas pruebas de selección.

Una vez superadas con éxito, el director me contrató y desde entonces estoy trabajando siguiendo las directrices de la empresa que me marcó el director.

Pasado un tiempo, ese director se fue y nombraron a otro, y yo me niego a obedecerle y a darle explicaciones de mi trabajo porque no fue él quien me contrató.

Están pensando en despedirme, pero, mientras encuentran a mi sustituto, yo sigo en mi puesto, trabajando lo mínimo y a mi aire y sin obedecer ni dar explicaciones al nuevo director.

Por lo que veo recientemente, no soy el único con esa actitud.

>>>