<<<

Sin ánimo de ser tedioso,

permitidme que os presente

las especies de gran porte

del bosque atlántico.

Su base es el género Quercus,

principalmente el milenario roble,

árbol sagrado para los pueblos celtas,

bajo el cual se oficiaban las ceremonias.

En las áreas de transición, se alterna con otros hermanos y primos: la vetusta encina,

el rechoncho alcornoque (el árbol mejor adaptado a la piromanía galaica)

y otros robles de menos porte: el carrasco y el cerquiño.

En la zona oriental, a partir de cierta altura, reina otro árbol legendario: el haya que, con el arce, bañan de colores el otoño.

En las zonas más umbrosas queda un fósil viviente, de cuando en el Terciario la temperatura era más templada y húmeda: el tejo.

En las riberas de los ríos, alisos, avellanos, chopos y varios tipos de sauces conducen el río protegiendo su curso.

En nuestra tierra crece también un árbol que es capaz de soportar los fríos terribles de Siberia: el abedul.

También el navideño acebo resiste las heladas tenaces y la falta de luz del invierno, y sin perder la hoja ni la compostura.

El mitológico laurel, el medicinal saúco, el espino y la acerola, el fresno y el serbal, el boj y…

<<<

https://esmola.wordpress.com/

2015/12/09/

eucaliptos-

la-desaparicion-del-bosque-atlantico

-emergencia/

>>>