<<<

El año 1887, Valentí Almirall,

en su “L’Espagne telle qu’elle est”,

sentenció que

el gran problema político de entonces

era España, no Catalunya.

El último número de la revista “L’Avenç”

lleva un editorial titulado “El problema es español”.

Pienso que el principal problema que hoy tenemos

no es Catalunya, ni tampoco es España, sino que es Madrid.

O mejor dicho, el bloque político-económico

que desde Madrid controla y gestiona toda España.

Me explicaré: cuando escribía Almirall, y años después Joaquín Costa,

una oligarquía poco moderna y un caciquismo tradicional dominaban España

desde un Madrid pequeño, burocrático, provinciano y bastante desvinculado de Europa.

El gran cambio se produjo con el franquismo,

que consiguió convertir Madrid en “la capital del capital”.

El régimen de Franco no sólo hizo de Madrid el exclusivo centro de las decisiones políticas,

también propició que fuera el principal núcleo financiero y sede del poder económico.

Se quiso hacer de Madrid un importante centro fabril, puesto que era preciso

“descongestionar las grandes y peligrosas concentraciones industriales de Barcelona y Vizcaya” (Franco, 1944).

Y si el primero y el segundo objetivo se lograron con creces, el tercero fracasó.

Hoy no queda casi nada de las grandes industrias madrileñas creadas durante el franquismo.

<<<

http://www.lavanguardia.com/

opinion/articulos/20140526/54409307640/

madrid-problema-borja-riquer-opi.html

>>>