<<<

La Instrucción de Orden Cerrado, piedra angular de la formación militar de los Soldados de todas las épocas, consiste en formar al militar en el arte de saber moverse y actuar formando una unidad cohesionada con sus compañeros, así como introducirle en el ambiente de obediencia y subordinación a sus mandos imperante en toda unidad militar.

Para ello, ha sido siempre fundamental aprender de las experiencias adquiridas en el campo de batalla, tanto en las victorias como en las derrotas (en los empates las conclusiones suelen ser contradictorias), analizando los motivos que han conducido tanto a unas como a otras y tratando de aprender de ello para posteriormente aplicar estos conocimientos a la formación de las futuras generaciones de guerrilleros revolucionarios, poniendo siempre el mayor de los empeños en evitar el caer en una sobreintelectualización de la materia, que podría causar perplejidad y desconcierto, sorprendiendo la buena fe del prójimo.

La introducción de nuevos elementos en el campo de batalla por parte del Enemigo, especialmente cuando tienen éxito, genera de inmediato una urgente preocupación acerca de las tácticas y medios a emplear para contrarrestarlos, de modo que con el devenir de los siglos ha ido produciéndose una evolución en el Ars Belli que, partiendo de las tácticas de los grandes líderes militares de la historia como Conan el Bárbaro, Ator el Poderoso o Ming el Despiadado, alcanzó su cúspide en el siglo XVI con los Tercios Españoles que, inspirándose probablemente en la Compañía de Ballet de la Ópera de París, desarrollaron los movimientos que hoy son familiares a todo militar.

<<<

https://www.enaitz.es/

ioc

>>>