Ultima Hora,  FDS,  ## de octubre de 2003

Hoy, si le parece bien, podemos
hablar de una útil herramienta para determinar
el “status” profesional de las personas.

Se trata de analizar
lo que los franceses llaman
su “emploi du temps”,
en qué emplean el tiempo.

Cuando entra usted a trabajar en una empresa, generalmente empieza “desde abajo”.
Teóricamente, destina todo su tiempo a desempeñar funciones productivas.
Salvo que sea un consumado maestro en el arte de escaquearse, que alguno hay.

Cuando ascienda en la jerarquía, se le convocará a reuniones “de trabajo”.
Al principio serán pocas y breves, pero a medida que suba su “status”,
se sentirá obligado a dar su importante opinión sobre cada punto del orden del día.
Los demás participantes, lo mismo.

Una simple operación aritmética pone de manifiesto que
una intervención de cinco minutos en una reunión de doce personas representa una hora de vida humana.
Como lo que se dice no siempre resulta útil, ocurre en algunas ocasiones que esa hora resulta perdida para siempre.
Otro día podemos volver sobre el inagotable asunto de las reuniones, por qué se hacen y para qué sirven,
si es que sirven para algo… que no sea manifestar el “status” de los asistentes, como es natural.

El siguiente signo de aumento de “status” es el viaje de empresa.
Mil asuntos inaplazables que no se pueden resolver
por teléfono, por correspondencia o por los abundantes medios
que las nuevas tecnologías ponen a su disposición
requieren que transporte su cuerpo (y es de suponer que su espíritu…)
a lugares tanto más remotos cuanto más grande e importante sea la empresa.

Y el viaje de empresa implica ineludiblemente las “comidas de trabajo”,
que pueden ser cenas, almuerzos y hasta desayunos.
Se diferencian de las reuniones en que el objetivo declarado no es tomar acuerdos…
Bueno, en bastantes ocasiones resulta difícil saber cuál era el objetivo.
Pero digresamos de nuevo…

Todo ello se puede expresar concisamente en este gráfico:

<

>

(( Ilustración de Pep Tur – Pendiente ))

<<<

De su observación se pueden deducir a bote pronto tres cosas:

Cuanto menos trabajo útil haga, más ocupado estará o aparentará estar… Siempre reunido o de viaje.

Cuando empiece a participar en “comidas de trabajo”, ya no estará haciendo ningún trabajo útil.

Habrá alcanzado la cima de su carrera profesional cuando destine todo su tiempo a comidas.

>>>