Esta historieta me la ha contado un amigo
que ha dado vueltas por medio mundo.

Este es uno que se muere.
Como ha sido bueno, llega al cielo
y San Pedro le dice que puede escoger
si quiere pasar la eternidad
en el paraíso o en el infierno. Cuando pregunta cómo son, le contesta que puede probar los dos sitios.

De manera que está quince días en el cielo con Jesús, que lo lleva de paseo en su Mercedes blanco,

a comer en buenos restaurantes, todo muy bien y muy tranquilo…

Luego se va otros quince días al infierno.

Lucifer lo lleva en su Ferrari rojo a todos los cabarets y a los sitios de mala vida, a bailar, a beber, a etcétera…

Total que vuelve al cielo y cuando le preguntan dónde quiere estar, el tío dice que en el infierno.

Jesús le dice que se lo piense un poco, que lo mismo se equivoca, pero nuestro amigo está convencido…

“Nada, nada, yo voy al infierno”.

Total que llega y nada más entrar lo meten en un sótano oscuro

a mover carretillas de carbón, con un capataz que no para de darle latigazos.

Un día pasa por allí Lucifer en su Ferrari y nuestro amigo lo llama y le dice:

“Oiga, hay un error, yo vine aquí, estuve quince días y todo fue muy diferente…”

Y Lucifer le contesta: “Bueno, aquello era turismo, y esto es inmigración”.

>>>