Cuando se les pregunta si es peor

la ignorancia o la indiferencia,

muchos ciudadanos

responden sin dudarlo un segundo:

“Ni lo sé, ni me importa”.

>>>