Juan Galba se cree a salvo
en su tranquilo empleo en un balneario.

Hace ya una década que disolvió
la sociedad criminal que formaba

con su gran amigo, Pablo Echevarría,
muerto en extrañas circunstancias.

<<<

Pero un día se presenta en el balneario Claudia Artola, la viuda de éste.

Lleva consigo unas cartas que obligarán a Juan a volver, muy a su pesar, a los manejos ilícitos.

Por una lealtad no exenta de culpa, deberá proteger a Claudia de una implacable persecución y resolver un escabroso crimen.

Pero lo que Juan no sospecha es que tras la sucesión de cadáveres y asesinos, se perfila una venganza perfectamente trabada.

«Noviembre sin violetas» parece, en una primera aproximación, una apasionante y vertiginosa novela policíaca.

Sólo que en este caso el enigma encuentra al detective y no al revés, como suele ser habitual en este género.

Desde esa inversión de los cánones, nada es lo que parece y los personajes casi nunca muestran su verdadero rostro.

La novela es, en fin, una reflexión sobre la absolución que quizá merezca toda acción humana

y sobre la condena que pesa, por el contrario, sobre sus consecuencias.

<<<

1995 – Ediciones Libertarias

2000 – Destino

<<<

http://www.lorenzo-silva.com/

libros/

violetas.htm

>>>