Es el caso que el pobre hombre

andaba de casa en casa de huéspedes

y de todas partes tenía que salir,

porque por cuatro pesetas

no pueden pedirse gollerías

ni canguingos en mojo de gato

y él era muy exigente.

>>>