Me pregunto si soy el único

que cree que todo esto es

una colección de despropósitos carísimos

que sirven, más que para cualquier otra cosa,

para destruir los ferrocarriles de verdad,

los que se usan todos los días,

los verdaderamente útiles.

>>>