Excelentísimos señores
miembros del Senado
y de la Cámara de Representantes de EE UU:

Al atreverme, sin título personal alguno,
a dirigirme a sus señorías,
no me mueve otra intención que contribuir a la paz
y al mayor entusiasmo mutuo entre nuestros pueblos.

Se trata de invitarles a tomar una medida de la mayor importancia,
a saber,
la de aprobar la legislación pertinente para que los españoles
podamos votar en las elecciones presidenciales de su país.

Y como no se me oculta el inicial rechazo de sus señorías a tamaña pretensión,
quiero rogarles que consideren por un instante mis argumentos…

<<<

http://elpais.com/

diario/1984/10/23/

opinion/

467334014_850215.html

>>>