Murcia, 18 de enero de 2017.

12:00 Empieza a caer algo del cielo.
12:04 Los murcianos desconcertados salen a la calle a ver este inusual fenómeno. Es como si eso del fondo del congelador cayese de arriba.
12:15 Las aves locales están desorientadas. «Cazan» copos de nieve al vuelo, seguramente pensando que son polillas.
12:27 La tensión empieza a notarse en el ambiente. ¿Puede que esto sea una nueva plaga enviada para castigarnos por nuestros pecados?
12:34 La población de gatos se refugia en las camas de sus dueños. Da la impresión de que nunca más se verá el Sol.
12:57 El caos empieza a manifestarse. Los murcianos corren a aprovisionarse a los mercados cercanos. Reina el descontrol. Una señora se lleva unos plátanos de Canarias a precio de bananas en el Mercadona y la cajera no le dice nada. Puede que estos sean los últimos plátanos que coma (piensa la cajera).
13:03 Los murcianos se reúnen para rezar en familia. Es el fin.
13:20 Ya no quedan animales vivos en las calles. La temperatura es tan baja que de salir al exterior las cuencas oculares se congelarían en el momento. El gobierno español se plantea bombardear la zona con atómicas para producir algo de calor con la esperanza de frenar esta catástrofe.
13:34 Finalmente el gobierno decide bombardear la zona. Ahora Murcia es un cráter humeante y sin vida. Una terrible lección de cómo la Humanidad sigue a merced de la Naturaleza…

>>>