A los alcaldes españoles
les gusta enterrar vías de tren.

Es algo que disfrutan prometiendo;
la clase de obra pública cara, aparatosa y visible
que facilita fotografías delante de excavadoras,
colocaciones de primeras piedras
y cortar cintas inaugurales.

Los soterramientos, además, tienen la gran virtud para el político de generar
un grupo de votantes que salen obviamente beneficiados con la construcción de los túneles:

todo el mundo que vive a lo largo del corredor o cerca de este querrá ver desaparecer las vías.

En voz alta dirán que las vías “dividen la ciudad”.

<<<

http://politikon.es/

2016/12/28/

por-que-soterrar-vias-es-casi-siempre-mala-idea/

>>>