Marcos Ana
no se llamaba Marcos Ana,
sino Fernando Macarro Castillo.

A mediados de los años 50,
cuando llevaba diez o quince de prisión
en condiciones terribles,
creó este seudónimo
con los nombres de su padre y su madre.

Y el seudónimo
se convirtió en su nombre.

Un tributo
a la memoria de sus padres,
sin duda profundo.

<<<

http://cotarelo.blogspot.com.es/

2016/11/

la-consolacion-por-la-poesia.html

>>>