<<<

Corría el año 1902 cuando

la industria tecnológica española

tuvo la oportunidad de trazar

un camino bien distinto al que conocemos.

[ … ] el ingeniero de caminos y prolífico inventor

Leonardo Torres Quevedo

conmocionó a la Academia de Ciencias francesa

al presentar una memoria titulada

«Perfeccionamientos en aerostatos dirigibles»

basada en unas patentes que había solicitado.

<<<

http://www.jotdown.es/

2016/11/

espana-los-dirigibles-

una-historia-desencuentros/

>>>